Emilio Thuillier, 36: 952 65 65 60. Avda. Velázquez, 52: 952 36 38 70.

informacion@bucodente.com

cigarette-1301661_640

¿Cómo afecta el tabaco a la periodontitis?

cómo afecta el tabaco en la enfermedad periodontalEl tabaco incrementa las posibilidades de padecer periodontitis, además de empeorar sus efectos. Estas son algunas de las conclusiones que los informes presentan confirmando cómo el mantenimiento de este hábito puede llegar a enmascarar los efectos adversos que esta enfermedad provoca en nuestros dientes, estando relacionado también la cantidad diaria de consumo con su desarrollo. Hoy hablaremos de las consecuencias que el tabaco genera en nuestra salud bucal.

La enfermedad de las encías, o periodontitis, es una infección de los tejidos que rodean y sujetan los dientes. Su acción suele ser indolora, por lo que a veces el propio paciente desconoce que la padece hasta que visita al especialista. Es conveniente vigilar muy de cerca este proceso al ser una de las principales causas de pérdidas dentales.

Sin embargo, fumar ejerce un efecto “vasoconstrictor” que puede disminuir los efectos adversos de la enfermedad periodontal al reducirse (aparentemente) algunos de los síntomas como la inflamación de las encías, el enrojecimiento o el volumen de las mismas. Además, multitud de investigaciones confirman cómo un fumador incrementa, hasta cuatro veces más, la posibilidad de padecer periodontitis. El Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias constató en un informe publicado en 2008 la influencia de la cantidad: fumar menos de 10 cigarros diarios incrementa 2,7 veces más las posibilidades de desarrollar la enfermedad, mientras que quienes fuman más de 30 cigarros tienen hasta 6 veces más de probabilidades.

A su vez, fumar provoca un mayor daño tisular generando, a largo plazo, mayores posibilidades de sufrir pérdidas de piezas dentales, sobre todo, en los adultos jóvenes, colectivo que más han sufrido esta consecuencia en los últimos años. Se aprecia también cómo este hábito afecta, en mayor medida, a los molares. Sin embargo, los fumadores pasivos también corren el riesgo de desarrollar una enfermedad periodontal hasta once veces más frente a otros que no lo sean.

El tratamiento de la enfermedad periodontal es menos efectivo en los pacientes fumadores, creciendo las posibilidades de reincidir nuevamente. Para garantizar su eficacia, suele acompañarse de medicamentos que ayuden a la eliminación total de la infección. Este hábito interfiere en la cicatrización al ser más lenta y, a veces, es necesario recurrir a la cirugía en los casos más graves.

Para que el tratamiento sea efectivo, es necesario adoptar el compromiso de abandonar este hábito, además de reforzar la higiene bucal. Algunas de las pautas para la prevención de la enfermedad periodontal son:

  • Cepillarse los dientes tres veces al día o después de cada comida.
  • Usar seda o hilo dental para limpiar la placa bacteriana, al menos, una vez cada 24 horas.
  • Visitar frecuentemente al dentista (como mínimo cada seis meses).
  • Abandonar el hábito del tabaco.

Revisión Bibliográfica: Koushyar, K. y Hernández, A. Tabaquismo, factor de riego para enfermedad periodontal. Revista ADM, 3, pp. 101-113.

Puedes leer más noticias interesantes en www.bucodente.com, seguirnos en Facebook o Twitter.

superadministrador

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close