Emilio Thuillier, 36: 952 65 65 60. Avda. Velázquez, 52: 952 36 38 70.

informacion@bucodente.com

photographer-1210218_960_720-copia

Morder la zona bucal, ¿un hábito que puede llegar a ser peligroso?

El trastorno nervioso de morderse el interior de la boca

¿Eres una persona nerviosa? ¿Tienes alguna manía? Pues bien, gran parte de la población tiene hábitos nerviosos extraños y algunos pueden desembocar incluso en daño físico. Podríamos llegar a hablar de la aparición de dermatofagia o úlceras que pueden ser precancerígenas, es decir, un trastorno nervioso que puede derivar también en morderse el interior de la zona bucal.

Este hecho ocurre por trastornos de ansiedad, estrés o que pueden ser causados de manera accidental y que suele suceder en algunos niños. La mayoría de las veces puede controlarse a través de cambios en los hábitos alimenticios, otras veces suele ser un acto temporal aunque puede llegar a convertirse en una costumbre perjudicial.

Anteriormente hemos hecho mención a la dermatofagia, un trastorno obsesivo-compulsivo en el que los afectados tienden a morderse partes de la piel. Haciendo referencia a la zona bucal, quienes padecen este trastorno pueden morderse con frecuencia la zona labial y las cavidades interiores de la boca, ocasionando ampollas. Estas ampollas, a su vez, pueden generar más ganas de morderlas debido a que es piel muerta y puede desgarrarse fácilmente. Es una manía o trastorno muy perjudicial ya que puede favorecer la aparición de infecciones bucales.

Generalmente este hábito suele aparecer en los jóvenes debido a que pueden tener los dientes desalineados y al no cerrar su boca totalmente, buscarían algo que ocupe ese lugar. Suele desarrollarse en edades tempranas y, aunque suele ser algo temporal, puede persistir y transformarse en una costumbre.

Por otro lado, sufrir estas heridas puede llegar a ser un tema bastante serio pues, en el caso de infectarse, fomentaría la aparición de ciertas enfermedades. En caso de que la úlcera persista durante más de una semana, es conveniente acudir al dentista ya que pueden llegar a ser precancerígenas.

Algunos de los remedios para intentar abandonar este hábito puede ser masticar chicle, emplear bálsamo labial o llegar a ser consciente del mismo e intentar evitarlo en la medida de lo posible. En caso de no ser así, sería conveniente visitar al dentista o un especialista que pueda tratar los problemas de ansiedad o estrés.

Fuente: Wikipedia, Livestrong.

Si quieres estar al día de todas las novedades de Bucodente síguenos en Facebook y Twitter.

superadministrador

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Más información

The cookie settings on this website are set to "allow cookies" to give you the best browsing experience possible. If you continue to use this website without changing your cookie settings or you click "Accept" below then you are consenting to this.

Close